Volume 9, Number 3 (2016)

Geographies, Critical and Marxist, and Lessons from South Africa

Kevin R. Cox

Analysis in human geography has shown persistent tendencies of a pluralistic sort: a view of the world as the product of numerous independent and interacting forces. The advent of Marxist geography in the 1970s promised a path in a more totalizing direction. This emphasized the contradictory unity of the world, while placing production as the point both of departure and of return. The social process was conceived as a unity and its different moments as production relations. Society and space represented a further move in a pluralizing direction. Since then critical impulses in human geography have tended to be subordinated to that view. Critical human geography is a product of this. Engaging in research from the standpoint of one particular social moment – the institutional, the cultural and the discursive, among others – is emblematic. It is not enough, however, to criticize this by invoking the generalities of Marx’s method. More convincing are actual empirical studies. In this paper I explore the case of South Africa prior to 1990 as a way of demonstrating how constructions of race, space, and gender, along with institutions must per necesita be interpreted as production relations and how this can shed light on particular geographies; a light, I will maintain, that is necessarily beyond the reach of critical human geography.

Keywords: Pluralism, Marxist method, critical human geography, South Africa

 

Geografías, críticas y marxistas, y lecciones de Sudáfrica

El análisis en la geografía humana ha mostrado tendencias persistentes de tipo pluralista: una visión del mundo como producto de numerosas fuerzas independientes e interactuantes. El advenimiento de la geografía marxista en la década de 1970 prometió un camino en una dirección más totalizante. Esto hizo hincapié en la unidad contradictoria del mundo, mientras que la producción se convirtió en el punto de partida y de retorno. El proceso social fue concebido como una unidad y sus diferentes momentos como relaciones de producción. La sociedad y el espacio representaron un nuevo paso en una dirección pluralizante. Desde entonces, los impulsos críticos en la geografía humana han tendido a subordinarse a esa visión. La geografía humana crítica es un producto de esto. Participar en la investigación desde el punto de vista de un momento social particular – lo institucional, lo cultural y lo discursivo, entre otros – es emblemático. Sin embargo, no basta con criticar esto invocando las generalidades del método de Marx. Más convincentes son los estudios empíricos actuales. En este trabajo exploro el caso de Sudáfrica antes de 1990 como una forma de demostrar cómo las construcciones de raza, espacio y género, junto con las instituciones, deben interpretarse necesariamente como relaciones de producción y cómo esto puede arrojar luz sobre geografías particulares; una luz, lo mantendré, que necesariamente está fuera del alcance de la geografía humana crítica.

Palabras clave: Pluralismo, método marxista, geografía humana crítica, Sudáfrica

 

Login Or Register