Volume 9, Number 2 (2016)

Managing the Unmanageable? Understanding Europe’s Response to the Migration ‘Crisis’

Heaven Crawley

More than 1 million people have crossed the Mediterranean and Aegean Seas since January 2015, arriving on the beaches of Southern Europe in dinghies and rickety boats, having paid a smuggler to facilitate their journey. Most are refugees from Syria, Afghanistan, Iraq, Eritrea, and Somalia who are fleeing conflict and violence. Others are migrants from West and Central Africa, seeking a livelihood and a future for themselves and their families. This paper will unpack the evolution of the European policy response, arguing that the migration ‘crisis’ is not a reflection of numbers – which pale into insignificance relative to the number of refugees in other countries outside Europe or to those moving in and out of Europe on tourist, student and work visas – but rather a crisis of political solidarity. After five emergency summits to agree a common response, EU politicians are still struggling to come to terms with the dynamics of migration to Europe, the complexity of motivations driving people forward, the role of different institutions, including governments, international organizations, NGOs and civil society, in facilitating the journey, and the ways in which social media is providing individuals and families with information about the options and possibilities that are, or are not, available to them. I suggest that the unwillingness of politicians and policymakers to engage with research evidence on the dynamics of migration and to harness their combined resources to address the consequences of conflict and
underdevelopment elsewhere, speaks more strongly to the current state of the European Union than it does to the realities of contemporary migration.

Keywords: Europe, refugees, migration, geopolitics, policy, evidence

 

La gestión de lo ingestionable? La comprensión de la respuesta de Europa a la ‘crisis’ migratoria 

Más de un millón de personas han cruzado los mares Mediterráneo y Egeo desde enero de 2015, llegando en las playas del sur de Europa en botes y en embarcaciones desvencijadas, después de haber pagado a un traficante para facilitar su viaje. La mayoría son refugiados de Siria, Afganistán, Irak, Eritrea y Somalia que huyen de los conflictos y la violencia. Otros son migrantes de África Occidental y Central, en busca de un medio de vida y un futuro para ellos y sus familias. En este artículo se analiza la evolución de la respuesta de la política europea, con el argumento de que la “crisis” de migración no es un reflejo de los números – los cuales son insignificantes en relación al número de refugiados en otros países fuera de Europa o a los que se mueven dentro y fuera de Europa con visas de turista, estudiante y trabajo – sino más bien de una crisis de solidaridad política. Después de cinco cumbres de emergencia para acordar una respuesta común, los políticos de la UE todavía están luchando para llegar a un acuerdo con la dinámica de la migración a Europa, la complejidad de las motivaciones llevando a la gente hacia adelante, el papel de las diferentes instituciones, incluidos los gobiernos, organizaciones internacionales, organizaciones no gubernamentales, y la sociedad civil para facilitar el viaje y las formas en que las redes sociales están proporcionando a las personas y familias con información acerca de las opciones y posibilidades que están, o no están, a su disposición. Sugiero que la falta de voluntad de los políticos a comprometerse con los datos de investigación sobre la dinámica de la migración y de aprovechar sus recursos en conjunto para enfrentar a las consecuencias de los conflictos y el subdesarrollo en otros lugares, refleja más sobre la situación actual de la Unión Europea que sobre las realidades de la migración contemporánea.

Palabras clave: Europa, refugiados, migración, geopolítica, política, evidencia

Login Or Register